Artículos

Cold Jet, la mejor alternativa del SandBlasting

El sandblasting o chorro de arena, es una técnica de limpieza que emplea aire comprimido para propulsar partículas abrasivas a altas velocidades a través de una boquilla.

En la mayoría de los casos, se utiliza sobre acero y metal para librarla de todo tipo de suciedad y luego pasar un recubrimiento. 

También resulta eficaz en madera, vidrio, cerámica, losas y mármol, entre otras superficies.

La palabra sandblasting proviene de las palabras en inglés “sand”, que significa arena, y “blast”, que quiere decir presión.

Cabe aclarar que la técnica no necesariamente precisa de arena, como su nombre lo indica, ya que pueden usarse otros sustitutos para que hagan de abrasivos, como óxido de aluminio, carburo de silicio, bicarbonato de sodio o arena sílica.

Si bien el sandblasting es un método de limpieza bastante eficiente, no es el mejor ni mucho menos el más recomendado. 

La limpieza criogénica es una alternativa superior, por varias razones que luego te explicaremos.

¿Qué es el sandblasteo?

El sandblasteo, es el proceso de limpieza que emplea un abrasivo y que se usa con el objetivo de limpiar y/o preparar una superficie para luego ser recubierta.

Durante el proceso, impacta con gran fuerza en el terreno, creando una rugosidad y quitando todo tipo de residuos y partículas para que la pintura se adhiera a la perfección.

En la mayoría de los casos, el sandblasting se utiliza para remover restos de pintura vieja existente, óxido, escama de laminación y cualquier tipo de recubrimiento que haya sobre la superficie a trabajar, como cerámica, bronce o madera.

En resumen, es una técnica de limpieza que se usa para librar una superficie de todo tipo de suciedades, para que quede en excelentes condiciones

En muchos casos, lo que se hace a continuación es pasar un recubrimiento para que el terreno quede en impecables condiciones.

¿Cómo se utiliza el sandblasting?

Para utilizar la técnica de sandblasting, se usa arena, u otro abrasivo, propulsada a través de aire comprimido que sale por medio de una boquilla. 

Además del abrasivo, los principales componentes son la pistola de sandblasting, el compresor, la manguera y la boquilla por donde sale el aire comprimido.

Mayormente, este método se emplea en la industria mecánica y en la construcción sobre acero y metal, aunque resulta efectivo también en vidrios, cerámicas, piedras, losas y madera.

El objetivo de esta técnica es limpiar exhaustivamente estructuras y protegerlas de posibles oxidaciones, para la posterior aplicación de recubrimientos.

También este método se usa simplemente para limpiar una superficie que está muy sucia, descuidada u oxidada.

Ventajas del sandblasting

El principal beneficio del sandblasting, es que consigue que el material, sobre todo el metal y el acero, ¡quede perfecto!, ya que lo libra de todo tipo de suciedades.

Por ello, es un proceso clave en aquellos trabajos en los que se va a aplicar un recubrimiento. Es que, como logra un gran nivel de pureza en la superficie, el anclaje y la adherencia de la pintura será lo que buscas, independientemente de la superficie sobre la que pintes. 

También cabe destacar que los costes en mano de obra se reducen considerablemente, porque es una técnica que perfectamente puede aplicar una sola persona, a menos que se trate de un terreno grande.

Por último, otro de los importantes beneficios de la abrasión con chorro de arena, es que no será necesario realizar tareas de mantenimiento, ya que la superficie queda muy bien protegida. 

Desventajas del sandblasting

La limpieza con sandblasting presenta una gran desventaja, y es que puede ocasionar serios problemas respiratorios en las personas, que pueden ser muy graves e incluso mortales.

En concreto, lo que produce es lo que se conoce como silicosis aguda, que trae como consecuencia la inflamación de los pulmones que se llenan de líquido.

Esto causa severos problemas para respirar y una baja de los niveles de oxígeno en la sangre

Los casos más complicados se dan cuando se está expuesto por un largo rato al abrasivo, en aquellos trabajos de limpieza que pueden demorar semanas e incluso meses.

Recordemos que, en reemplazo de la arena, se suele utilizar óxido de aluminio, carburo de silicio o bicarbonato de sodio, componentes que pueden traer inconvenientes de salud.

Frente a esta situación, son cada vez más las empresas que optan por la limpieza criogénica, que ofrece mejores resultados que el sandblast y es completamente segura.

Este método utiliza hielo seco, conocido también como nieve carbónica, que es un componente ecológico que no trae consecuencias para la salud de las personas.

Limpieza criogénica: ¿mejor que el sandblast?

La limpieza criogénica proporciona una solución mucho más eficaz que el sandblast, en lo que respecta a limpieza ambiental, preparación de superficies para ser recubiertas y acabado de piezas.

A diferencia de la abrasión con chorro de arena, la limpieza criogénica no trae efectos nocivos para la salud de los trabajadores, ni consecuencias para el medio ambiente.

La principal característica de la limpieza criogénica es que emplea hielo seco, componente que se obtiene mediante la disminución de la temperatura y presión del CO2. Al no tener agua en su base, su uso no deja restos de humedad.

Cabe señalar que es un material respetuoso del medio ambiente, porque se fabrica con dióxido de carbono reciclado, es decir, no agrega CO a la atmósfera.

Además, no es tóxico, tampoco inflamable y no contiene bacterias y gérmenes, lo que lo convierte en un proceso ideal.

Otra de las grandes ventajas, es que el hielo seco no es un material abrasivo, es decir, no habrá daños para el sustrato. Sin duda, esta es la principal diferencia con el sandblasting.

Todas estas características lo convierten en un método ideal hasta para el rubro alimenticio, ya que no deja residuos ni es tóxico.

La limpieza criogénica no solo logra una higiene profunda, sino que, además, es un proceso muy rápido, un aspecto que las empresas valoran notablemente.

Si comparamos este método con el sandblasting, no quedan dudas de que es una técnica mucho más recomendable y que ofrece mejores resultados. Principalmente porque su utilización no conlleva riesgo para la salud de las personas.

Cold Jet es el líder mundial en limpieza criogénica y utiliza las mejores técnicas para que el compuesto final sea de máxima calidad.

Pruébalo en tu negocio y comprueba la alta calidad de sus resultados.